Pleno de Juan Bautista en Arles con toros de El Freixo

 

Llegaba, con la tristeza por la muerte esta semana de Luc Jalabert, la primera corrida de la Feria de Pascua de Arles en la tard de este sábado 31 de marzo. En el cartel, hacían el paseíllo El Juli, Juan Bautista y Andrés Roca Rey frente a un encierro con el hierro de El Freixo, según informa Cultoro. Una atronadora ovación tras el minuto de silencio por el empresario Luc Jalabert obligó a saludar a su hijo, Juan Bautista, en una emocionante muestra de cariño del público arlesino. Muy buenas hechuras tuvo el primero de El Freixo, que resultó noble pero no terminó de romper nunca. Muy solvente El Juli con el toro de su hierro, impecable técnicamente, pero sin alcanzar las cotas que necesitan de enemigo de más entidad. Silencio. Al cuarto le faltaron entrega y finales apropiados para el toreo de un Juli que puso todo el empeño para volver a terminar en silencio.También el segundo lució nobleza y tampoco rompió hacia adelante, pero tuvo algo más de fondo en las manos de un inteligente Juan Bautista que supo aplicarle tiempos y alturas hasta convencerlo. Destacó a caballo Alberto Sandoval, poco antes de que Baurtista brindase al cielo una faena que tuvo como cúlm,en el toreo con la zurda, despacio y profundo, tanto como le permitió el animal, que jamás dejó de ir metido en los vuelos. La estocada contundente le propició las dos orejas tras un trasteo de muchísima capacidad.Con el quinto llegó la apoteosis. El toro de mejor condición hasta ese momento sirvió para que buscase Juan el toreo más profundo en sus muñecas y en su corazón, calado aún por la falta reciente de su padre. Desde el saludo a la verónica, mecido y cadencioso, hasta el galleo por tapatías para colocar al animal al caballo; desde el inicio empujado y macizo hasta el toreo al natural con las yemas de los dedos, sintiendo mucho cada trazo, cada forma de expresión que podía utilizar. Tremendamente preciso en todo, Juan, tanto en los embarques como en la entregada bamba que se iba detrás del trazo. Una tarde plena que hubiese sido más redonda aún de no haber pinchado en primera instancia. Aún así, paseó las dos orejas.Pocas opciones le dio el tercero al peruano Roca Rey, que lo puso todo de su parte para sacar partido de la nobleza insulsa y sin vida del animal de El Freixo. Sin embargo, el mal uso del acero y lo aplomado del animal no permitieron que pasase del silencio. El sexto tampoco sirvió. El peruano trató de andar por encima por todos los medios y demostró solvencia y acierto con las telas, pero la deslucida condición del animal no le permitió pasar del silencio.Al final, Juan Bautista declinó la salida en hombros en memoria de su padre y por respeto a su luto.

FICHA DEL FESTEJO. Plaza de toros de Arles, Francia. Segunda de la feria de Pascua. Corrida de toros. Lleno.Seis toros de El Freixo. Noble pero sin romper el justo de raza primero; de nobleza y fondo sin romper el segundo; aplomado y sin vida el tercero; deslucido y sin finales el cuarto; de buena condición y entrega el humillado quinto; anodino y sin entrega el deslucido sexto.El Juli: silencio y silencio.Juan Bautista: dos orejas y dos orejasAndrés Roca Rey : silencio y silencio